Planes sociales, ¿mataron la cultura del trabajo?: encuesta

Los planos sociales nació como una reivindicación de derechos para quienes no pudieron acceder a las condiciones básicas de vida: como vivienda, alimentación y vestimenta. Sin embargo, con los datos de lo que está sucediendo hoy en nuestro país y con la perpetuidad de estas asignacionesparece que el resultado es justamente el contrario al que quisieron conquistar.

Esto hace que el 61% de la población los perciba como el gran mal What corrompió la cultura de trabajoalgo que era distintivo en la población nacional.

“En la Argentina, existen 182 programas sociales, a partir de los cuales, una familia tipo podría percibir entre $156.890 y $173.190 por mes. Frente a este contexto, una gran parte de la sociedad se expresa en contra de ellos, los responsabiliza de la mala situacion economica del paisy considera que un recorte de la emisión monetaria destinada a estos podría ayudar a disminuir la inflación“, destaca Esteban Neme, socio de Horus.

Los planos sociales en numeros

En nuestro país, el 55% de las personas fueron alguna vez alcanzadas por una cobertura de programas sociales transferencias de ingresos y asistencia alimentaria. A este número que parece ir en aumento, lo acompañan actualmente 182 programas sociales, la mayoría de ellos, compatibles entre sí, lo que genera que una familia sin ningún miembro trabajador alcanzar montos superiores a, por lo menos, 4,5 salarios mínimos vitales y móviles.

Cristina Kirchner puso la lupa sobre la realidad de los planos sociales

Tal es asi que este tema que involucra a gran parte de la sociedad está presente todos los días, y lleva a cada una de las personas a expresarse libremente a través de las redes sociales. De esta forma se ve su preocupación y descontento respecto a ello: de hecho, según una encuesta realizada por Horus que analiza las conversaciones en dichas plataformas, el 61% de los encuestados declaró estar en contra de los planos sociales.

Todos contra los planos sociales

cristina kirchner puso el dedo en la llaga cuando pidió que el Estado retomara el control de las politicas socialesque vienen creciendo sin freno alguno durante las últimas dos décadas, cuando se duplicó la cantidad de personas que percibieron subvenciones estatales.

Uno de los principios de los planos sociales es poder garantizar cierto equilibrio en lo que a acceso de derechos se refiere, sin embargo, la perpetuación de esta práctica solo terminará dependenciaalejando a las personas del concepto y el ejercicio del trabajo, enseñándoles que recibir asistencia es el único modo que tienen para enfrentar su día a día.

C

EL 61% de los encuestados se manifestó en contra de los planos sociales

Es por esto que no sorprende que una gran mayoría ponga la culpa de “la situacion economica en el sostenimiento de planos sociales y politicos. Además, considere que una manera de contribuir a la disminución de la inflaciónes recortar la emisión monetaria destinada a dichos aviones“, suman desde Horus.

A su vez, indica un informe elaborado por Horus, predomina entre la sociedad el acuerdo de que estos no promueven la cultura del trabajoy sostienen en este sentido, que quien no trabaja, es porque no quiere, señalando que excede el marco de posibilidades, y que por lo tanto, es responsabilidad individual.

“Pese a esto, los usuarios entienden al mismo tiempo, que en un país donde hay tanta desigualdad en el acceso a la salud y educación, es lógico que los más pobres necesiten ayudas sociales para subsistir ya que no tienen los recursos para poder progresar. En este contexto, responsabilizan en gran parte al Estadoexigiendo de él, una figura que resguarde la desigualdadayudando a quienes menos tienen”, finaliza Esteban Neme.

Los niños, niñas y adolescentes argentinos no consiguen escapar de la pobreza ni con las asignaciones

Derrame negativo: aumenta la pobreza

En su más reciente informe sobre las Condiciones de vida y desarrollo de la infancia, la Universidad Católica (UCA), pone el acento en cómo la pobreza monetaria en la última década, salvo raras excepciones como en 2017, mantuvo un sostenido aumento.

“Tanto es así que entre puntas del período 2010 y 2021, la tasa de pobreza en la población de niños, niñas y adolescentes se incrementó en 17 puntos porcentuales, pasando de 47,9% a 64,9%, respectivamente“, sintetiza el informe.

“Mientras que la situacion mas grave dentro de la pobreza, que es la indigencia, se incrementó entre 2010 y 2021, 5,5 puntos porcentuales, pasando de 9,2% a 14,7%, respectivamente”, añaden desde la UCA.

Como contraparte de este ascensor sostenido de los indicadores de pobreza monetariase observa un aumento significativo de las transferencias de ingresos no contributivascomo la Asignación Universal por Hijo (AUH) y otros planes sociales, especialmente en los últimos dos años, llegando al 2021 con una participación promedio del 48% de la población menor de edad.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.