No era una botella valiosa del siglo II, sino un frasco medicinal de un dólar | Cultura

El aserto es muy conocido: “Rectificar es de sabios”. Y la comunidad arqueológica lo ha hecho sin ninguna tibieza. No se trataron, tal y como publicaron la descripción revista Pirineos, de una valiosa botella de vidrio con letras griegas hallada en el yacimiento romano de Los Bañales (Zaragoza), sino que era un frasco de medicamento norteamericano que alguien arrojó en el lugar a finales del siglo XIX o principios del XX. El supuesto autor de la botella, un vidriero griego del siglo II cuyo nombre incluiría las letras WITH, no era tampoco tal, sino que estas formaban parte del sintagma en inglés “con lima y soda” (con lima y soda). Pero, ¿cómo se pudo cometer un error tan notable cuando el hallazgo había sido revisado por reconocidos expertos independientes nacionales e internacionales?

El estudio Inscripciones sobre vidrio. Una nueva marca griega sobre fondo de botella hallada en la ciudad romana de Los Bañales de Uncastillo, que se hizo público en el último número de Pirenae, dio cuenta de un descubrimiento sorprendente: un trozo de botella con caracteres griegos que demostraba la actividad comercial internacional del asentamiento aragonés. En el texto, se explicaba que “el presente trabajo da a conocer una marca singular en griego sobre un fragmento de vidrio, perteneciente con seguridad al fondo de una botella. Tras revisar y ordenar los usos del vidrio como soporte epigráfico en el mundo romano, se relaciona el texto con el posible nombre de alguno de los uitrariii [vidrieros] atestiguados en el Mediterráneo y se propone, también, con criterios paleográficos y arqueológicos, una datación, el siglo II”.

Los autores, el catedrático de Historia Antigua y director del Diploma de la Universidad de Navarra, Javier Andreu Pintado, y el epigrafista Aitor Blanco-Pérezdoctor por la Universidad de Oxford, recordaban en su estudio que Los Bañales fue una ciudad romana monumental, “uno de los enclaves más dinámicos en la arqueología hispanorromana”, “el primero de la península Ibérica en el que se documentan ventanas hemisféricas en vidrio soplado”.

Botella que contenía el medicamento llamado Emulsión Scott, con hígado de bacalao.
Botella que contenía el medicamento llamado Emulsión Scott, con hígado de bacalao.

En el verano de 2019, en el barrio septentrional de la ciudad, se produjo el hallazgo. “Apareció con la característica pátina verdosa y escamada típica de los procesos de corrosión que sube a los vidrios antiguos y, en particular, a los romanos”, escribieron los expertos. Tras su limpieza y restauración, fue fechado, al hallado alrededores de materiales romanos supuestamente contemporáneos, en la segunda mitad del siglo II.

El artículo fue revisado por cuatro expertos independientes que no pusieron objeciones”

La inscripción que se lee en el fragmento de la botella es HTIW, pero se encuentra en el fondo del recipiente, también se podría interpretar al revés (WITH) o formar parte de la raíz griega σωτήρ, que podría corresponderse con el nombre del vidriero. Como ambos especialistas no eran expertos en este material, enviaron su manuscrito a Ana Belén Martínez Garcíaautora de una tesis doctoral sobre vidrio en el yacimiento romano de Petavonium (Rosinos de Vidriales, Zamora) ya Belén Madariaga García, Especializado en inscripciones sobre vidrio. No pusieron objeciones.

El artículo también fue enviado Revista de estudios de vidrio, posiblemente la mejor publicación sobre vidrio histórico que hay en el mundo, que rechazó el estudio por versar sobre un tema demasiado “especializado y separado de los intereses generalistas de la revista”. Sus responsables, tras admitir el “esfuerzo de sistematización de los usos epigráficos del vidrio y el interés de la pieza hallada”, recomendaron que la información fuera trasladada a otra revista dedicada a inscripciones antiguas.

Los autores tuvieron que esperar así dos años a que Pirineos diese su visto bueno, ya que antes de aceptar un informe científico se somete a “pares”, es decir, dos analistas independientes comprueban la veracidad de lo afirmado por los redactores. Finalmente, el artículo fue aceptado en abril pasado y hecho público.

Una revista especializada en vidrio rechazó la publicación por ser un tema “demasiado concreto” y logró que se enviase a otra centrada en epigrafía

Este llamó pronto la atención de los arqueólogos Esperanza Ortiz Palomar y Juan Á. Paz Peralta, que llevan más de 30 años investigando sobre vidrio antiguo. Cuando se dieron cuenta del gran error, redactaron el informe Botella de vidrio farmacológica con patente en relieve (ca. 1884-1910). Revisión al vidrio con marca «griiega» de la ciudad romana de Los Bañales. Su conclusión fue demoledora: nada de una botella con inscripciones griegas, sino el frasco de un medicamento estadounidense que se vendió por un dólar y que contenía un compuesto de aceite puro de hígado de bacalao, seis gramos de hipofosfitos de cal y tres de hipofosfitos de sosa, “útiles para el tratamiento de la tisis”.

Vista del barrio septentrional de Los Bañales (Zaragoza).
Vista del barrio septentrional de Los Bañales (Zaragoza).Juanmi Círez

En su contrainforme dejan claro que las letras de la botella no se corresponden “a patrones antiguos, sino que son propias de una producción industrial y mecanizada”. Datan la fabricación del frasco entre 1884 y 1910. “El fragmento con las letras en relieve coincide, morfológicamente, con botellas para preparados farmacológicos. En este caso, el envase de 190 milímetros se vende por un dólar y el de 240 por 1,95. Este diseño de forma y marca fue elegido para muchos medicamentos con patente, como la registrada por scott y bowne en Nueva York el 4 de julio de 1876. La decoración son letras en relieve, formando leyendas escritas en inglés. La marca está dispuesta en horizontal, y, por lo tanto, su lectura, aunque el formato del contenedor sea vertical, permitía adherir una etiqueta de papel con un dibujo”. La inscripción WITH de la botella (con, en inglés) iba seguida de las palabras “lima & soda”. El brebaje Scott’s Emulsion estaba patentado, y la firma poseían fábricas en Canadá, Inglaterra, España, Portugal, Italia y Francia. Se vendía sin receta médica y estaba recomendado para combatir un amplio espectro de enfermedades durante el invierno

Hay que poner en valor el gran trabajo en el yacimiento de Los Bañales y transmitir nuestro reconocimiento hacia los arqueólogos”, dicen los expertos que detectaron el error

Ortiz y Paz Peralta explican que, “dada la rapidez con la que se difunden actualmente las noticias en la comunidad científica, queríamos evitar que esta corrección se hiciera desde fuera de nuestras fronteras, probablemente con pocos escrúpulos hacia los colegas y comenzando un desprestigio generalizado. Hay que poner en valor el gran trabajo que se está realizando en el yacimiento de Los Bañales y transmitir nuestro reconocimiento hacia los arqueólogos. Como eximentes, el estudio del vidrio arqueológico es uno de los más complejos, prestándose a errores de clasificación dadas las muchas particularidades que tiene y las intrusiones arqueológicas [aparición de piezas no contemporáneas del yacimiento, arrastradas por el agua, un animal o una excavación] pueden deberse a multiples causas. Respecto a la revista, queremos resaltar que la seriedad y transparencia de una publicación científica se mide además por su rapidez de retractación y, como en este caso, prestando su total disposición colaboradora”.

Y es que la publicación científica también ha rectificado lo que considera “un error honesto de identificación de la marca, que debe ser considerado como una intrusión en el estrato arqueológico. Los autores, los evaluadores por pares ciegos [independientes] y los editores de Pirineos están de acuerdo con esta retractación”. Por su parte, el catedrático Javier Andreu sostiene que, “en definitiva, esto demuestra que el sistema de evaluación de artículos no es la panacea. En este caso, cuatro revisores (dos para Revista de estudios de vidrio y dos para Pirenae) vio el artículo ya nadie le pareció que el vidrio fuera moderno. En segundo lugar, confirma, como dice el texto de la retractación, que las intrusiones son posibles en arqueología y más en un yacimiento muy frecuentado históricamente como ha sido el de Los Bañales”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO

Leave a Reply

Your email address will not be published.