John Smith: sobrevivió ahogamiento; fue declarado muerto durante una hora – Gente – Cultura

John Smith estaba muerto. Por 45 minutos lo estuvo, su corazón no latía. Sin embargo, sin mayor explicación que la oración de su madre, Smith volvió a tener ritmo cardíaco.

Smith nació originalmente en Guatemala, pero fue adoptado por Joyce y Brian Smith, estadounidenses, desde que tenía tan solo cinco meses, según detalla el medio guatemalteco ‘Prensa Libre’.

El momento en que se ahogo y murio

El 9 de enero del 2015, Smith, que tenía en ese momento 14 años, se reunió con dos de sus amigos para ir al lago congelado de St. Louise, en Misuri, Estados Unidos.

Cuando llegaron, un vecino les tuvo que se retiraran del lago, pues era inseguro. Sin embargo, los jóvenes continuaron divirtiéndose.

En el libro que después escribió la madre de John, ‘The Impossible’, se cuenta que, minutos antes del accidente, John la llamó para avisarle que tenía aviones de ir a la universidad con una beca deportiva, pues era excelente jugando básquetbol.

lago congelado

John apareció 15 minutos bajo el agua mientras que sus amigos podrían salir.

Minutos después de colgar la llamada, el delgado hielo que cubría el lago se rompió y John y sus amigos, Josh Sander y Josh Rieger, cayeron al agua helada.

Sander y Rieger lograron salir, pero John apareció bajo el agua 15 minutos antes de que las unidades de rescate llegaran a ayudar. Alabama subir al lugar, notaron que estaba muerto, su cuerpo no daba señales de ritmo cardiaco, respiración o algo que indicara lo contrario. Cuando el hospital se comunicó con Joyce no solo fue para informarle que su hijo había sufrido un accidente, sino también para prepararla para despedirse de él, relata el citado medio.

(Le puede interesar: La muerte sin resolver del misionero que intentó evangelizar tribu en 2018 ).

No recuerdo todo lo que dije, pero le imploré a Dios que por favor nos enviara al Espíritu Santo para salvar a mi hijo

Recé todo el camino hasta el hospital, le pedí a Dios por la vida de John. Él era nuestro regalo y yo sabía en mi corazón que él no iba a llevárselo ”, recuerda la mujer en una entrevista con el medio ‘The Federalist’.

Sin embargo, cuando llegó al hospital, para los médicos era claro que no había otro camino. John había estado sin pulso por 45 minutos y ninguno de ellos, hasta el momento, había visto un caso en el que alguien se recuperara de eso.

“Espíritu Santo que resucitó a Jesucristo de entre los muertos habita entre nosotros”, repetía Joyce con fervor mientras se acercaba al cuerpo sin vida de su hijo. “No recuerdo todo lo que dije, pero le imploré a Dios que por favor nos enviara al Espíritu Santo para salvar a mi hijo”, recuerda.

Ni los médicos ni ella misma tienen presente muchas veces repitió la oración, lo único que recuerdan es el momento en que el monitor de ritmo cardíaco de John volvió a registrar señales.

John, el joven milagro

Que su corazón volviera a latir no implicaba que John estuviera fuera de peligro. de hecho, los médicos supusieron que no pasaría la primera noche.

Después de sobrevivir las primeras horas, que de por sí ya fue un milagro, John estuvo al cuidado de Jeremy Garret, un especialista en pacientes que han sufrido ahogamiento e hipotermia.

El pronóstico de Garret tampoco era positivo. El médico aseguró que, incluso si John pasó la noche, era probable que su cuerpo no se recuperara: sus pupilas no respondían, no estaba respirando por sí solo y tenía una fiebre alta que podría indicar que contrajo una bacteria interna en el agua sucia del lago.

(¿Nos lee desde la app de EL TIEMPO? Vea la imagen aquí).

Fue allí cuando Joyce y Brian comenzaron una cadena de oración. Los amigos del joven llegaron al hospital a rezar por él y en redes sociales como Facebook crearon un grupo en el que miles de personas se unieron para pedir por su vida y recuperación.

(Le recomendamos: Esto sería lo último que pensarían las personas antes de morir, según estudio).

Sin mayor explicación que la oración, esto incluso dicho por algunos médicos que lo trataron, John comenzó a recuperarse. Los resultados de sus exámenes no arrojaron ninguna señal de alguna bacteria y al día siguiente, John retomó la conciencia.

19 dias despues del accidente, el joven ya estaba saliendo del hospital sin mayor problema más que un temblor en las manos, del cual se recuperó completamente después de solo unas semanas de terapia.

El poder de la oracion

El equipo médico que atendió a John aún no se explica por qué sigue con vida. De hecho, durante años sus doctores principales intentaron buscar historias similares a la suya en otros países del mundo, no tuvieron éxito.

Nadie, según lo que se reporta en el libro, ha logrado sobrevivir más de 45 minutos sin ritmo cardíaco y recuperarse de la manera en la que John lo hizo. Sin embargo, Joyce no tiene duda de que todo esto es gracias de Dios y el poder de la oración, indica ‘Prensa Libre’.

Manos rezando.

Cientos de personas se unieron en cadena de oración por la salud de John.

Diez órganos de John habían colapsado, debería haber muerto, ¿cómo lo explica si no es Dios? ”, se preguntó la mujer en la entrevista con ‘The Federalist’.

Hasta el día de hoy, los médicos no han podido darle respuesta.

(Sigue leyendo: Michael Rockefeller, el antropólogo que desapareció entre caníbales).

John, la vida tras el milagro

Lo único que el joven recuerda es haberle pedido a Dios que no lo dejara morir segundos antes de perder la conciencia mientras se hundía en el lago.

Su deseo se cumplió y, de hecho, su vida ha sido un milagro de tal magnitud que se inmortalizó en una película llamada ‘Un amor inquebrantable’.

(¿Nos lee desde la app de EL TIEMPO? Vea la imagen aquí).

Desde ese accidente, John ha comentado en diferentes entrevistas que su vida ha cambiado para siempre y entiende que tiene un propósito, por lo que actualmente es pastor.

Jesucristo es un trabajador milagroso ”, ha dicho John en algunas de sus entrevistas.

Más noticias

El multimillonario que quiere morir quebrado tras donarlo todo a la caridad

La historia del amable e invencible marinero en quien se inspiró ‘Popeye’

La niña que sobrevivió con su padre una tragedia aérea que dejó 159 muertos

Roland Garros: la historia del piloto cuyo nombre lleva un Grand Slam

Tendencias EL TIEMPO

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.