El museo más desconocido de Mallorca

Al norte de Mallorca, junto a la localidad de Alcúdia, se encuentra uno de los museos más desconocidos del pasado: Sa Bassa Blanca. Contiene más de 1.700 obras de Louise Bougeois, Miquel Barcel, Joan Mir, Rebeca Horn, Francis Bacon…

Hay quien se refiere al museo secreto, pero ms que secreto es desconocido. de los 20.000 visitantes que se acercaban, antes de la pandemia, hasta este lugar algo perdido en el norte de Mallorca, slo el 4% eran espaols. Sra. del 60% proceda de Alemania. “No nos conocemos ni los mallorquines”, dice Kika Ossorio, directora administrativa de la Fundación Sa Bassa Blanca.

Y eso por qu?, le pregunto a ben jakober (Viena, 1930), creador junto a su mujer yannick vu (Francia, 1942) de este centro cultural en medio de la naturaleza. “Nunca nos hemos dado a conocer, hasta ahora. Nuestro objetivo es que 50.000 personas vengan cada ao a visitarnos”.

Mansi

Mansin almenada. La casa que sirve de sede al museo y la fundación fue proyectada en 1978 por el arquitecto egipcio Hassan Fathy (1900-1989). Usado como vivienda hasta 2006, tiene un patio interior con fuentes procedentes de Granada y vistas al mar. Forma parte de la propiedad privada de 16 hectreas de terreno protegido que compraron los Jakober a una familiar mallorquina.

Fundación y museo Sa Bassa Blanca

Quienes lo hagan se van a encontrar con que, dejando atrs la localidad de Alcudia, al final de un camino pedregoso se llega a Sa Bassa Blanca, una finca de 16 hectreas de terreno protegido, sede de la fundación y el museo del mismo nombre. “En realidad, nunca tuvimos la intención de hacer un museo. Fuimos comprando un cuadro, luego otro… y al final hemos reunido ms de 1.700 piezas, de las que solo exponenmos un tercio porque no nos caben ms”, nos cuenta Jakober en la cafetera. “La obsesin del coleccionista solo acaba cuando muere o quiebra”. l asegura que ya solo compra obras pequeas y baratas aunque anda a la espera de que lleguen desde china un buda de piedra de 3 m de altura y una mano de 2,5 mque ya tienen su espacio asignado en la exposición exterior.

Cinco espacios expositivos

Tal vez no tuvieron la intención, pero lo cierto es que la Fundacin Sa Bassa Blanca es una de las mayores colecciones privadas del pas. “Vamos quitando y poniendo piezas en los cinco espacios expositivos que tenemos, y de esta forma quien nos visita nunca ve lo mismo”, nos cuenta Jakober mientras conduce un coche de golf en el que nos explica las grandes figuras, sobre todo de animales, que estan expuestos al aire libre, y entre las que se levanta el rbol de los deseos donado por Yoko Onoamiga de la pareja.

barro artesonado

Artesonado mudjar que cubre la última sala, fechado en 1498, Tarazona (Zaragoza) y declarado “Bien de Inters Cultural del Patrimonio de las Islas Baleares”.

Para contar bien la historia hay que volver atrs en el tiempo. Cuando Ben conoce a Yannick, l era un directivo en el imperio Rothschild, y ella una joven artista casada con el pintor italiano Domenico Gnoli, que vivan en Mallorca a mediados de los aos 60. A de esa dcada, Jakober decide vivir una ” existencia potica”, abandona su trabajo en Londres y se muda a la isla, un territorio al que eran asiduos personajes como el escritor Robert Graves, el msico Kevin Ayers, o las actrices Ava Gardner y Jean Seberg. Gnoli muere de forma prematura en 1970, y dos años después se casan Ben y Yannick. Es entonces cuando empieza todo. El matrimonio compra la enorme finca junto al mar, encargan al arquitecto egipcio Hassan Fathy la construccin de su casa, Yannick sigue pintando, Ben continua con sus creaciones artsticas, tienen dos hijos… todo va bien hasta que en 1992 su hija Maima muere en un accidente de moto.

F

fsil milenario. La pieza más llamativa del espacio Sokrates es este esqueleto completo de un rinoceronte lanudo siberiano del Pleistoceno Superior. Detrs se ve la cortina de Swarovski, hecha con 10.000 cristales, y donada por los dueos de la compaa joyera austriaca.

coleccionismo compulsivo

Esa prdida hace que todo cambie. Crean la fundación y Ben y Yannick empiezan a firmar como hacer artístico. Se especializan en obras de gran formato -cabezas de caballo, perros, pulpos…-, exponen en bienales, en lugares públicos… La pareja admite que su “coleccionismo obsesivo” forma parte del proceso de duelo. Sus compras se centran sobre todo en cuadros de niños“pero no de pequeos bailando ni jugando con florecitas. Son nios conscientes de su destino”, nos explica Jakober en El Aljibe, donde se exponen parte de los 160 cuadros que forman la coleccin Nins.

Retratos de ni

Retratos de niños. La muerte de su hija Maima llev a Ben Jakober y Yannick Vu a comprar cuadros protagonizados por niños. “Niños conscientes de su destino”, especifica Ben. Hoy “Nins” está formado por 160 cuadros del siglo XVI al XIX, muchos expuestos en los 350 m2 de la galería subterránea El Aljibe.

Durante cinco décadas el matrimonio, que reparte sus das entre Mallorca y Marrakech, ha viajado por el mundo en busca de inspiración y de piezas. De procedencias y pocas muy diversas, es importante la selección de maestros contemporáneos, ya que hay obras de Rebeca Horn, Louise Bougeois, Miquel Barcel, Joan Mir o Francis Baconentre otros. Todo es visitable, las salas, el jardín de rosas, el huerto, la casa, y con cita previa, el observatorio desde el que se tiene una panormica de toda la baha.

Si están por la isla, o tienen previsto visitarla, no se lo perderán.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.