Dos visiones de Gabriel Ferrater

Coincidiendo con los cien años del nacimiento de Gabriel Ferrater, una de las figuras más destacadas de la poesía catalana y de la cultura barcelonesa de la posguerra, dos libros abordan su personalidad. Jordi Amat le sitúa en el contexto de la política y la vida editorial, en los años dorados de Seix Barral, mientras que Marina Porras subraya su desencaje y su independencia.

Sobre el libro de Jordi Amat

Inteligente, solitario, moralista y trágico

Jordi Amat (Barcelona, ​​1978) prosigue su lectura de la cultura catalana del siglo XX, que inició en 2007 con Lcomo voces del diálogo sobre los encuentros de poesía, y que ha desarrollado en paralelo desde el punto de vista de la biografía política (Ramon Trias Fargas, Josep Benet) y de la historia cultural (El largo proceso) con derivaciones hacia el pasado reciente ( El relleno del xofer sobre el testaferro de Jordi Pujol, Alfons Quintà) y la actualidad del independentismo, desde un panfletarismo confeso ( La confabulación de los irresponsables ). También con una gran cantidad de artículos en este diario, donde ha sido un colaborador principal.

La obra de Ferrater se inscribe en la pérdida moral de España (Carpetovetonia) y del catalanismo

Gabriel Ferrater (Reus 1922-Sant Cugat del Vallès, 1972) es una figura destacadísima de las letras catalanas y de la vida editorial barcelonesa. Autor de tres libros de poemas, Da nuces pueris (1960), Menja’t una cama (1962) año Teoría dels cossos (1966), reunidos en un solo volumen, les dones i els dies (1968), completo com poemas suplementarios, descartados, dedicatorias y cartas en verso en la soberbia edición de Jordi Cornudella de 2018.

Ha sido objeto de una intensísima recuperación: desde los textos sobre, editados por Jaume Vallcorba hasta el curso de literatura catalana contemporánea que Edicions 62 rescató a partir de grabaciones de época. Su muerte prematura y una colección de fotografías en las que Ferrater aparece con gafas oscuras, jersey de cuello alto o camisa a rayas, vaqueros y zapatillas, han contribuido a alimentar el mito. Que tiene una base sólida: Ferrater es una inteligencia privilegiada, un poeta moral, un hombre solitario en una sociedad y una cultura desastradas, y un personaje trágico. La publicación en 1998 d ‘El Gabriel Ferrater de Reus de Ramon Gomis arrojó una nueva luz sobre su vida y su personalidad. Otro libro clarificador es el Álbum Ferrater publicado en 1994 por Jordi Cornudella y Núria Perpinyà.

Horizontal

El escritor y periodista Jordi Amat

Javier Cervera

La biografía de Ferrater no contiene grandes aventuras ni secretos: es una biografía literaria que transcurre entre jurados de premios, reuniones editoriales y tertulias de la protogauche divino de los Carlos Barral y Jaime Gil de Biedma. Es curioso comprobar hasta qué punto Ferrater fue un hombre aislado. Son poquísimas las personalidades del mundo cultural y político que se cruzan en su trayectoria: Carles Riba (Amat ha escogido la muerte del poeta en 1959 como punto de partida de su biografía), el helenista Eduard Valentí Fiol (autor de un libro de referencia El primer modernismo catalán y sus fundamentos ideológicos ), el editor Joan Petit, el filósofo y poeta José María Valverde y pocos más. Más sorprendente aún es la prevención ante el arte contemporáneo o el poco interés por el cine y por el teatro de vanguardia.

Jordi Amat prosigue su lectura de la cultura catalana del siglo XX, y dota a sus investigaciones de aplomo literario

Amat le situa en el contexto politico de los años cincuenta y sesenta, con algunas pinceladas certeras sobre la revista Laye o sobre la influencia del partido comunista. Aunque en esta ocasión da lo mejor de sí mismo en los pasajes más literarios cuando explica –e interpreta– las ideas de Ferrater sobre Ausiàs March, Shakespeare o Josep Carner. Surge la idea de la máquina moral que es fundamental para entender la posición de Ferrater frente a la Guerra Civil y el franquismo. De Shakespeare le interesa la idea de una sociedad cerrada, asfixiante, en deterioro y cómo reacciona el individuo frente a ella. Ferrater sostiene que no se trata de reacción subjetiva, moderna, emocional. Algo que, en cierto modo, se puede aplicar a su propia poesía.

Uno de los elementos característicos de la obra de Ferrater es que se inscribe en la deficiencia moral de España (Carpetovetonia) y de Catalunya que identifica con el catalanismo (quizás como reacción contra el padre, de Acció Catalana). Ahí está el núcleo duro, polémico, de su personalidad, que seguirá interesando en el futuro. Ferrater interpreta la Guerra Civil al margen de los bandos, como una gran purulencia. Amat, que se siente cada vez más un escritor, y no sólo un biógrafo, dota a sus investigaciones de aplomo literario, sobre todo en el aspecto estructural, con inversiones temporales que le permiten realizar la mojigatería de Tomàs Garcés o la relación entre literatura e intimidad, a propósito de la relación con Helena Valentí. Un Ferrater convencional con pocas aristas.

Jordi Amat


VENCER LA POR.  VIDA DE GABRIEL FERRATER

Vencer la por. Vida de Gabriel FerraterEdiciones 62. 383 Páginas. 18,90 euros

Sobre el libro de Marina Porras

Amor, vanidad y alcohol

Librera, profesora asociada de Humanidades de la UPF e impulsora de la renovación de la crítica catalana, Marina Porras (Rubí, 1991) ha publicado un ensayo de noventa páginas que introducen al lector en la figura de Gabriel Ferrater, preámbulo de una antología de textos en prosa en la que, junto a clases magistrales y artículos de combate, figuran dos cartas importantes y una selección de entrevistas reveladora. La biografía de Porras se basa en un paralelismo entre Ferrater y Jay Gatsby: un vitalista incapaz de encajar sus sueños con la realidad. El paralelismo toma como punto de partida unas observaciones del propio Ferrater a propósito de su frustrada dedicación a la novela.

Es un retrato vigoroso con una visión crítica de la escuela de Barcelona, ​​a la que Porras atribuye parte de la desgracia de Ferrater

Porras ofrece un retrato dramático, muy contrastado, de un chico sensible que se avergonzaba de serlo y que ahogaba en sí cualquier forma de sentimentalismo. Pone de relieve la importancia de la guerra y de los crímenes de la retaguardia en la formación de su carácter y explica que Ferrater se debatía entre dos ideas antagónicas: esperar la llamada de su quinta para incorporarse a la batalla del Ebro y la convicción de que no debia dejarse mentiroso en una guerra que no habia fabricado.

la escritora marina porras

La ensayista Marina Porras

carlos moreno

En este sentido, coincide con una figura tan poco ferrateriana como Palau i Fabre, que se debate en la misma dualidad. Aunque Porras admira y se proyecta en Ferrater, ofrece de él un retrato poco complaciente: seductor, pero intransigente, despectivo y vanidoso. Insiste en subrayar la claridad de la producción poética e intelectual de Ferrater, muy alejada de la prosa alcohólica, y circunscribe su alcoholismo, quizás subestimándolo, a un hecho social, lo que, con un anacronismo, califica de sortir de fiesta. Hay algún anacronismo más, cuando dice que se conservan videos de la familia Ferrater o que Joan Ferraté se encontró pederasta porque le gustaban los jóvenes chicos. Para la generación de Ferraté, pederasta quiere decir simplemente homosexual, sin matiz alguno.

Es un retrato vigoroso con una visión crítica de la escuela de Barcelona, ​​a la que Porras atribuye parte de la desgracia de Ferrater a partir de las observaciones de Joan Ferraté y del gran Ramón Carnicer. Ferrater adquirió muy pronto el hábito de no menjar el pa que es dona y buscó su propio camino en una poesía inteligible como un ensayo y en la construcción imaginaria del hombre enamorado.

gabriel ferrater


Donar nous als nens.  Antología

Donar nous als nens. AntologíaComanegra. Selección y prólogo de Marina Porras. 398 páginas. 24 euros

Leave a Reply

Your email address will not be published.